Swift

ConCienciad@s | Tipos de vacunas

Lidia Beatriz | Santa Cruz de Tenerife.


A lo largo de varias publicaciones, hemos hablado de cómo se desarrolla una vacuna, qué es y cómo surgió la primera de ellas y, ahora, explicaremos qué tipos existen y por qué se caracteriza cada una.

Si nos basamos en su creación, se distinguen:
  • Vivas atenuadas. Este tipo de vacuna llevan al agente infeccioso activo y completo, pero al que se le ha desprovisto de su patogenicidad. Se causa una infección. La respuesta inmunológica suele ser más duradera que en el resto de variantes. Sin embargo, están contraindicadas en las personas con un sistema inmune debilitado.
  • Inactivadas. El patógeno ha sido inactivado o está muerto, no puede reproducirse dentro del organismo. No obstante, se activa el proceso de inmunidad aunque es menos duradero que en el caso anterior.
  • De subunidades. Se emplean partes del microorganismo causal como proteínas, polisacáridos... Son las que menos efectos adversos producen y las más seguras para aquellos con un sistema inmune deficiente u otros problemas de salud.
  • Toxoides. Consiste en introducir una toxina que ha sido tratada para no causar daño, pero que activa la respuesta inmunitaria.
  • Recombinantes y sintéticas. Nuevas tecnologías basadas en material genético o polipéptidos.
También se pueden clasificar de acuerdo a su composición:
  • Monovalentes. Contienen un único antígeno.
  • Polivalentes. Contienen varios antígenos de la misma especie.
  • Combinadas. Contienen antígenos de diferentes patógenos.


Lee también

0 comentarios

Flickr Images