Swift

ConCienciad@s | Sin gluten, mucho más que una moda

Lidia Beatriz | Santa Cruz de Tenerife.

(ACMU)

La etiqueta «sin gluten» parece haberse puesto de moda. Pero, para cierto grupo de individuos, es muy importante que, en el etiquetado de los productos, quede claro que pueden consumirlo sin riesgos para su salud. Me refiero a las personas celíacas.

La celiaquía es una enfermedad multisistémica con base autoinmune. Se da en personas con predisposición genética para ello y en la cual el gluten da lugar a la producción de anticuerpos contra el propio organismo. No es una alergia o una intolerancia, puesto que el consumo de esta proteína presente, principalmente, en cebada, centeno, trigo e incluso avena (y sus derivados) puede llegar a causar cáncer de intestino delgado o Enfermedad de Hodking en estos pacientes.

Se calcula que un 1% de la población europea es celíaca, aunque se cree que el 75% no está diagnosticada. Las mujeres la padecen con mayor frecuencia que los hombres. La reacción autoinmune que el gluten desencadena provoca un daño en la mucosa intestinal, destruyendo las microvellosidades. De este manera, no pueden ser absorbidos los nutrientes. Pero no solamente se produce a este nivel, el consumo de gluten por parte de estos individuos afecta también a otros órganos. La enfermedad celíaca está asociada a otras enfermedades como la diabetes, la intolerancia a la lactosa, desórdenes endocrinos, dermatitis herpetiforme, entre otras.

Aunque puede haber pacientes que no presenten síntomas, un celíaco puede tener retraso en el crecimiento, diarrea, hinchazón, estreñimiento, dolor abdominal, cefaleas, trastornos del ánimo como apatía, irratibilidad y tristeza, vómitos, náuseas, anemia ferropénica, bajo peso y pérdida de masa muscular. Sin embargo, la prueba definitiva es la biopsia. Todos los afectados tienen dañada la mucosa intestinal. 

El único tratamiento contra la celiaquía es una dieta sin gluten. La cantidad más pequeña de la proteína es tóxica para estas personas, desencadenando la reacción defensiva y dañina. Por este motivo, es muy importante que en el etiquetado de los alimentos se especifique la ausencia de gluten. También hay que cuidarse de las contaminaciones cruzadas. En casa, deben seguir unas estrictas pautas a la hora de cocinar. Comer fuera puede ser una auténtica aventura con dramático final. Los platos, vasos, cubiertos y otros alimentos no pueden haber estado en contacto con ningún alimento a base de avena, cebada, centeno o trigo que no haya sido desprovisto del gluten. La dieta de un celíaco debe basarse en arroz, fruta, legumbres, verduras, hortalizas, pescado y carne; cuanto menos procesado esté el producto, más probable es que no se haya contaminado.

Para más información, puedes consultar la página de ACMU (Asociación de Celíacos de Murcia).Recuerda que una persona con celiaquía es una persona como tú, pero que come diferente.

Texto original publicado en Verum Mortem.

Lee también

0 comentarios

Flickr Images