Swift

ConCienciad@s | Preservativo interno

 Por Lidia Beatriz | Santa Cruz de Tenerife

El preservativo interno (más conocido como femenino) es un método anticonceptivo que, además, protege contra infecciones de transmisión sexual. Es bastante poco conocido frente a otros, pero presenta ventajas en comparación con los demás, incluido el  preservativo externo.

Se caracteriza por estar fabricado de látex sintético o poliuretano y recuerda a una bolsa en cuyos extremos hay un anillo. Uno de ellos se ajusta en el interior de la vagina, y el otro queda por fuera, cubriendo los labios mayores (esto es, también protege la vulva). También puede usarse para practicar sexo anal. Y, al no ser terapia hormonal, no tiene efectos negativos sobre la salud.

Puede estar colocado hasta ocho horas, por lo que no dependes de que la otra persona lleve su preservativo y/o se lo ponga. También se puede usar con la menstruación.  No deben utilizarse los dos tipos de preservativos ya que pueden romperse. Algunos ya vienen prelubricados, de no ser así se recomienda usar lubricantes.

Tras la relación sexual, debe girarse varias veces para evitar la salida del semen. Después se tiene que retirar del mismo modo que un tampón. De todas formas, no hay que tener tanta prisa para sacarlo ,como ocurre con el preservativo externo, porque no depende de la erección. Aún así, es de un único uso.

Lee también

0 comentarios

Flickr Images